Miércoles, 28 Julio 2021

FM 88.1 - en VIVO

Fernando Tranfo: "El falso deconstruido es la peor expresión de la masculinidad"

Publicado el Domingo, 13 Junio 2021 14:20
Imagen ilustrativa. Imagen ilustrativa.

El escritor de "Apología de los Machistas Buenos" se permitió indagar sobre su libro. Aunque se definió como profesor de filosofía, su texto abre un escenario de debate para enriquecer uno de los aspectos más sobresalientes del siglo XXI: el feminismo. 

En medio del sexto aniversario de la primera movilización bajo la consigna "Ni Una Menos", el feminismo, el machismo, sus modos y formas salen a la palestra. Ferando Tranfo se define como un modesto profesor de filosofía y evita la categoría de filósofo. Sin embargo, cuando no duda y patea de lleno buscando el arco, es al momento de referirse a su libro: "Apología de los Machistas Buenos". En diálogo con el conductor de Somos Nosotros en la Fm88.1, Enzo Peralta, corrió el telón y dejó jugosas definiciones.

 

Lee las principales declaraciones:

-“Soy un profesor de filosofía y en ese carácter, a veces, se me da por querer pensar y repensar algunas cosas y aportar alguna cosita, ampliar el horizonte del debate”.

-“ No me gusta utilizar categorías de pensamiento cipayo, a veces cuando se habla de esto se empieza a usar toda esa terminología francesa que a mi criterio no aporta mucho a analizar en realidad de lo que nos pasa”.

-“La última parte del libro es una de las que más me gusta, el capítulo se llama Paradoja de Jauretche, donde me permito introducir como un problema a futuro, a futuro inminente: ¿cómo podemos pensar esta clase de problemas sin comprar categorías de análisis que no son nuestras? Una cuestión que merecería mucha mesura y mucha prudencia para ser planteada".  

-“ A mí me parece que muchas veces, en este afán por ampliar el horizonte de derechos que ustedes y yo, estamos firmes en la primera fila de eso, a veces me parece que pensamos con categorías que no son las nuestras. En síntesis: ¿cómo podemos lograr sin perder algunas cosas que son propias de nuestra cultura, nuestra forma de ser, ampliar este horizonte de derechos que claramente ha venido a, por suerte, quedarse?”.

-“Sostengo en el libro que hay un tipo de machismo que es misógino y otro que no. Y que hay un tipo de machismo que es claramente violento y otro que no. Por supuesto que esto, dicho así, sí puede ser una especie de pegarle con un palo a un panal, porque una de las cosas que las luchas enseguida instalan es el debate semántico. Entonces, desde cierta semántica actual, no puede haber ninguna opción de que una persona, un hombre particularmente que sea machista, tenga algún aspecto positivo para rescatar. Bueno, el libro tiene muchas partes donde trato de explicar esto debidamente. Yo sostengo que hay algunos rasgos, aún dentro de lo que genéricamente se llama como machista, que puede producir lo que en vos y yo podemos entender como buenos tipos. Es decir, gente que, aunque todavía tenga algún sesgo que probablemente haya que cambiar, está más cerca de ser buen tipo que otros, a los que yo llamo deliberadamente en el libro falsos deconstruidos o, si crees en un lenguaje tribunero, vende humo. En realidad, si ustedes leen bien el libro, se van a dar cuenta de que mi crítica no está tanto dirigida al feminismo directamente. No, porque el feminismo es un movimiento que reivindico de 'pe' a 'pa' y que me parece que es una de las mejores cosas que le pasó a la humanidad. Sí, probablemente, tampoco quiero yo vender humo, y me permito disentir con algún tipo de feminismo que yo llamo radicalizado. No entro en la baratija de meme de hablar de feminazis. Todas esas cosas no contribuyen a nada". 

-"Las compañeras feministas me parece que están en la misma lucha, que directamente se puede graficar en el viejo y querido concepto de justicia social, a mayor derecho mayor justicia social. Así que eso me parece que está fuera de discusión. Si planteo que algún tipo de feminismo al que yo llamo radicalizado tiene un sesgo de, si me permiten, insisto con la prudencia que esto supone, de anti masculinidad que a veces les cierra las puertas al buen tipo para poder repensar".

-“Hay una mirada tan minuciosa de cada cosa que hace que cierto tipo de hombre que, insisto, es un buen tipo y está tratando de ser mejor persona, poder pensarse porque está siempre al límite de lo que puede y lo que no puede, en lo que debe y de lo que no debe. Insisto, dicho así en abstracto, por ahí lo que digo puede merecer algún tipo de reprobación y la acepto, pero me parece que como mínimo es una calle que hay que abrir para abordar otras tensiones”.

-“Hay un capítulo del libro donde hablo directamente del falso deconstruido, que para mí es la peor expresión de la masculinidad de todas cuantas puedan postularse como tal. Yo digo la deconstrucción, digamos, del macho, tiene para mí tres niveles o cuatro. El cuarto es el único que yo considero plausible. El primero es el que yo llamo el tipo que le sigue queriendo caer bien a las mujeres y que así como antes se hacía o planeaba estrategias para caerle bien, ahora cree que el camino más corto es decir que sea deconstruido. El segundo es lo que yo llamo síndrome del sabina arrepentido. El tipo que ha tenido una vida un poco volátil y ahora se da cuenta que quiere que se lo perdone, entonces, en el nombre de sus propias tropelías nos mete a todos en el en el bando y dice que los hombres tenemos que pedir perdón. No, mira flaco, si vos te portaste mal, me parece muy noble que quieras pedir disculpas y que quieras volver sobre tus pasos, pero yo no estuve ahí, si quieres te acompaño porque me parece bien lo que haces. Pero no te acompaño desde el lugar. Esto me pasa mucho, uno ve ahora un montón de gente que ha visto la luz hace 30 segundos y nos vienen a decir cómo tenemos que vivir. El tercer tópico es el cipayo de género, que es un tipo que le importa tres pomos que la mujer amplíe el horizonte de derecho. Lo que le importa es estar del lado que cree ahora, que es el lado que cree que va a triunfar o que ya está triunfando y entonces dice bueno, me acomodo rápido y ya está. Yo uso el concepto de cipayo de género porque me parece que para el lenguaje nacional y popular se entiende enseguida. Es decir, el tipo no quiere un mundo mejor, quiere un mundo más cómodo para él. Sí, entonces, como todo cipayo ha descubierto que con pasarse de lado tiene serías chance de triunfar, es el modo más cómodo de ser. Y, después, está el deconstruido en serio”.

-“El verdadero deconstruido, una de las grandes cosas que logra, es tener hijos mucho menos machistas que él. Y está bien de que así sea".

Escuchá el audio:

NacPop Cañuelas

Plataforma digital de noticias. Lo que pasa en Cañuelas, ahora.

Newsletter

Recibí en tu mail toda la info de NacPop Cañuelas.