21 de Octubre de 2018

16°C

FM 88.1 - en VIVO

Se les dio vuelta la lancha en el Paraná en plena tormenta: salvaron su vida de milagro

Publicado el Miércoles, 20 Diciembre 2017 17:16
Imagen Ilustrativa. Imagen Ilustrativa.

Ezequiel y Federico fueron de pesca al río Paraná Guazú, cuando el impresionante temporal del sábado volteó su embarcación y pasaron más de ocho horas en el casco de la nave hasta ser rescatados. Uno de los sobrevivientes relató el desesperante suceso a la FM 88.1.

 El último fin de semana, Ezequiel Guerrero (propietario de una fábrica de muebles) y su amigo Federico Iglesias vivieron una experiencia tenebrosa, con características prpoias de una serie televisiva, que los dejará marcados para siempre.

El pasado sábado, los dos cañuelenses decidieron ir de pesca a la Isla Calavera, ubicada en el Río Paraná Guazú a la altura del Km 181.5 de la Ruta Nº12, en la porción correspondiente al partido de Zárate, al límite con Entre Ríos. Llegaron a las 10 de la mañana y embarcaron en el brazo más grande del Delta del Paraná.

Conocedor de la tormentas pronosticada para horas de la tarde, Guerrero, navegante de experiencia y dueño de la lancha tracker que transportaba a los pescadores, había fondeado sobre la margen izquierda del río con un Grampín (un ancla de cuatro uñas para embarcaciones pequeñas) cuyo cabo era de 15 metros, que en ese momento alcanzaba sin problemas para mantener a salvo la nave.WhatsApp Image 2017 12 20 at 15.41.14Ezequiel Guerrero.

Sin embargo, tras un llamado telefónico de su mujer -desde Cañuelas- ya en el transcurso de la noche alertando de la naturaleza feroz del temporal, sumó al fondeo un ancla Danforth sobre la aleta de estribor (margen derecho de la embarcación cercano a la popa, la parte trasera de la misma) del bote con 25 metros de cabo suelto para lograr un poder de agarre potencialmente mayor y tener buena maniobrabilidad.

Sobre las 23, con la tormenta en pleno auge, el ancla Danforth comenzó a arrastrar la lancha en dirección al centro del río hasta consumir el metraje que preventivamente había dejado el timonel, lo que provocó que la nave virara hasta quedar de popa a la tormenta. Las impresionantes olas empezaron a ingresar a la lancha, inundando velozmente la cubierta. Alerta máxima.

Desesperado, Guerrero intentó cortar el cabo pero ya era tarde: la lancha dio una vuelta campana y quedó literalmente “boca abajo” en medio de la torrencial lluvia. “Me quedé atado de un cabo, intenté desenredarme tranquilo porque si me desesperaba era peor. Cuando me zafé, encontré a mi compañero, lo ayudé a trepar al casco y nos quedamos los dos de pantalón corto y remera muertos de frío en el medio de la tormenta, que en ese momento era fuertísima”, relató.

“Gracias a Dios, en ese momento localizamos una linterna tipo minero que se había encendido en el agua, con la que empezamos a hacer señales a un hombre que pescaba en un camping a unos 200 metros de nuestra ubicación. Nos vio y nos devolvió las señas. Empezamos a gritarle pidiendo ayuda, pero como el viento iba hacia el otro lado no nos escuchó”, sostuvo.

“No podíamos ir a tierra por la fuerte corriente y porque no sabíamos con que nos podíamos encontrar en el monte. Veíamos vegetación muy alta y podía haber animales peligrosos, asique nos limitamos a cubrirnos con un nylon grueso que había rescatado de la cubierta y esperar a que amanezca, literalmente rezando que no nos partiera un rayo, porque los relámpagos eran incesantes y nosotros estábamos sobre una gran superficie de acero”, dijo Guerrero continuando la narración.

Luego de pasar la noche al borde de la hipotermia, sobre las 6 y media de la mañana avistaron nuevamente al pescador del camping. Si bien esa vez lograron con éxito ser divisados, la ayuda terminaría llegando por medio de una lancha pescadora que casualmente pasó por las inmediaciones del naufragio, que acudió al rescate tras el pedido de auxilio de ambos hombres.

Tras dormir unas horas hospedados por la Prefectura después de semejante trajín, la odisea llegó a su fin cuando dio aviso al camping donde se hospedaba y a la 1 de la tarde la misma Prefectura organizó el rescate de la lancha que requirió de 3 embarcaciones.

“Perdimos varias cosas que teníamos en la embarcación, pero lógicamente lo único que me importaba era que estábamos vivos los dos”, cerró Guerrero, conmocionado al rememorar lo sucedido.

La entrevista a Ezequiel Guerrero:

NacPop Cañuelas

Plataforma digital de noticias. Lo que pasa en Cañuelas, ahora.

Newsletter

Recibí en tu mail toda la info de NacPop Cañuelas.