Domingo, 18 Abril 2021

FM 88.1 - en VIVO

Una chica denunció que fue drogada por un comerciante de Cañuelas para “ser abusada”

Publicado el Jueves, 01 Abril 2021 17:06
Dos capturas de la exposición de Micaela en las redes. Dos capturas de la exposición de Micaela en las redes.

Con un escrito en Instagram, una joven lobense relató que fue narcotizada con un trago, con la supuesta intención del victimario de dejarla inconsciente y así poder aprovecharse. ¿Qué dictaminó la justicia hasta el momento?

Micaela R. realizó una denuncia penal y una exposición en las redes sociales para inculpar de un delito a un reconocido comerciante del rubro de diseño gráfico de Cañuelas. La joven, vecina de la localidad de Lobos, relata en su descargo publicado este miércoles por la noche en su cuenta de Instagram, un plan malévolo del que habría sido víctima.

En la declaración testimonial a la que tuvo acceso NacPop, Micaela denuncia en la Comisaría de la Mujer y la Familia de Lobos que el día 7 de marzo, mientras estaba participando de una reunión social en la casa de un amigo ubicada sobre la calle Buenos Aires de la localidad vecina, un participante del encuentro le habría introducido una sustancia que limitó su capacidad de reacción y le provocó somnolencia y amnesia grave.

En el relato hecho por Micaela en sede policial asegura que no vio que el acusado haya arrojado un brebaje o una pastilla en el vaso pero que después de tomar el trago se comenzó a sentir “muy mal, estaba ida”. Asimismo la joven expuso que no acudió a realizarse una prueba de sangre para corroborar la existencia de una sustancia tóxica en su cuerpo.

También afirmó que se decidió a realizar la denuncia 17 días posteriores al hecho “porque en su momento no pensé que me había drogado. Lo confirmé el miércoles cuando me junté con una amiga, quien me dijo que C. tenía las mañas de hacer estas cosas”. En el descargo Micaela asienta que habló con otra amiga que tomó del mismo vaso esa noche y “se sentía igual”.

“Esta vez me tocó a mí. Escribo para no ahogarme en el dolor, la angustia y la impotencia que me genera lo que me pasó hace un par de semanas. Tengo 23 años y vivo en Lobos. Soy mamá de una hija mujer, por lo cual esto me atraviesa y me aterroriza el doble. Por favor dediquen 5 minutos para leer esto que lamentablemente traigo conmigo. El domingo 7 de marzo, después de tomar 2 latas de cerveza con amigos en la laguna. Decidimos seguir la juntada en la casa de uno de ellos, tomé un vaso de vino (marco con importancia la cantidad). No pasaban las 22:30 de la noche. Éramos pocos, no más de quince personas. Llegó un grupo, entre ellos C., que vive en Cañuelas. Quien empezó a repartir vasos que él iba sirviendo. Me dio uno y lo tomé. No tarde en empezar a sentirme mal, ida, al punto de no ser consciente de lo que decía o pasaba. Él se acercó y empezó a reírse mucho de mí. Me decía o hacía cosas que no recuerdo bien, me sentí muy incómoda y vulnerable. Tuve un minuto de lucidez en donde sentí el peligro y que debía irme”, cuenta Micaela.

“Mi casa queda a 30 metros cruzando la calle de la casa de mi amigo donde estábamos. ‘Estaba para que la cargues y te la lleves’ fue la frase que usaron para describir mi estado esa noche. El próximo recuerdo es 8:30 am del lunes. Me despierto en mi cama, por suerte vestida, sin entender dónde estaba ni que pasó. Me paré, me desplomé en el piso. Intento bañarme, lo hago sentada por no poder mantenerme de pie. Abro la puerta que da a la escalera y encuentro mi vómito, sangre de un golpe, macetas y plantas rotas en el piso”, agrega la denunciante.

Con esos vagos recuerdos y un desgano inaguantable que no le permitió ir a trabajar, Micaela necesitaba rearmar el rompecabezas de lo que había pasado durante las últimas horas. La mente estaba en blanco. Por eso cuando logró levantarse de la cama, salió a consultarle a sus amigos que había pasado entre la noche del domingo y la madrugada del lunes.

“Cuando llego, me cuentan que C. a quien ninguno de los que estábamos ahí habíamos conocido antes, se me tiraba encima, intentaba abrazarme y sacarme a bailar todo el tiempo, siendo consciente del estado en el que yo estaba. Cuando yo salí para mi casa, una mujer que llegó con C. le advierte a mi amigo, que me acompañe porque yo estaba entregada y C. se iba a aprovechar de mí”, cuenta.

En esa misma juntada estaba Julieta, otra chica de Cañuelas que Micaela conoció esa tarde, que fue quien le advirtió que se aleje de C. “Gracias a ella pude completar baches en la historia. Gracias a ella no me pasó algo aún peor. ‘No te dejes abrazar tanto por estos pibes que son unos pajeros. Vení, quédate acá conmigo’, son algunas de las frases que ella me cuenta que me dijo”, sostiene la joven lobense. “Por ella me entero, que fuimos juntas al baño, en donde me caí al piso y ella me levantó. Luego de esto es que se me abalanzaba C. riéndose y yo entiendo que me tengo que ir. Salgo para cruzar la calle. El sale atrás mío. Julieta lo ve y sale atrás de él. Mi amigo es advertido como ya dije, de que C. salió atrás mío y que algo iba a pasarme por el estado en que yo estaba y por sus evidentes intenciones, entonces sale también. Pero Julieta ya se había encargado de alejarlo de mí y me estaba acompañando hasta mi puerta, la abre, me dice que cierre con llave y se va… sin saber el motivo por el que yo estaba así”.

En la denuncia Micaela refiere que unos días después del episodio se juntó con unas amigas que conocen al comerciante acusado, les cuenta lo sucedido y las otras chicas describen que “hace unos años vivieron estas mismas situaciones con él y que se alejaron por estos mismos motivos”.

“Hoy me animo a hablar, porque la impotencia, el dolor y el miedo de que les siga pasando a otras les gana al silencio. Porque sé que hay muchas más que pasaron por lo mismo con él y todavía no se animan a hablar. NO ESTÁN SOLAS, CUENTAN CONMIGO, CUENTAN CON TODAS. Porque quiero que conozcan quien es C. Que lo señalen todos los días como un hombre que droga mujeres para aprovecharse de ellas. Que se den cuenta que abusó de mí, porque decidió por mí. Y QUE NO SOY LA PRIMERA, PERO ESPERO SER LA ULTIMA”, cerró.

NacPop consultó con un abogado sobre que delito podría imputársele al presunto victimario. “Ninguno. No habría delito. Habría que ver si encuentran en sangre de la chica una droga compatible con las sustancias que se usan para abusos. Es complejo. No hay un intento de forcejeo o de intentar meterla en algún sitio” para concretar el abuso.

El letrado agregó que “comprobar un abuso simple es extremadamente difícil. El 90% de los casos quedan impunes. Si hay muchas denuncias con elementos que coincidan y siempre en cuando se compruebe que no sean pergeñados esos relatos coincidentes podría complicarse la situación del imputado”.

El pasado 29 de marzo, el Juzgado de Paz de Lobos, mediante el Dr. Laureano Della Schiava dictaminó una orden de restricción de acercamiento de C. sobre la víctima. El cañuelense no puede acercarse a menos de 200 metros de la denunciante y tampoco entrar en contacto telefónico o por redes sociales. Además se ordenó que C. deberá concurrir al Servicio de Psicología del hospital local para ser tratado por los profesionales.

A través de la intervención de la referente feminista local, Araceli Herrera, el caso llegó sin escalas a la ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires, Estela Díaz, quien se puso a disposición de la denunciante y paralamente articuló con el Ministerio de Seguridad la presentación de las actuaciones correspondientes al poder judicial de nuestro distrito.

Desde el entorno de C. reconocieron que el acusado ya se asesoró legalmente y podría presentar una denuncia contra Micaela por calumnias e injurias.

NacPop Cañuelas

Plataforma digital de noticias. Lo que pasa en Cañuelas, ahora.

Newsletter

Recibí en tu mail toda la info de NacPop Cañuelas.