Viernes, 26 Febrero 2021

FM 88.1 - en VIVO

Otro caso de violencia contra las mujeres: violó la perimetral y se metió en la casa para ahorcarla

Publicado el Jueves, 11 Febrero 2021 22:54
La marca en el cuello de Adriana. La marca en el cuello de Adriana.

En cuatro años, Adriana radicó más de una decena de denuncias por violencia de género contra su ex, que este jueves irrumpió en la vivienda de ella y la agarró del cuello. La joven alcanzó a zafarse y escapar. “Quiero que la justicia actúe antes de que sea tarde”, contó la víctima.

En la tarde del jueves salió a la luz el caso de otra mujer víctima de violencia de género. Adriana Altamiranda tiene 23 años, está aterrada y teme por su vida. Sale a la calle insegura y los ataques de su ex pareja, Facundo Boyle, no cesan. Ni las medidas de la justicia, ni el botón antipánico ni la restricción de acercamiento representan tranquilidad para esta joven que hace horas, cuando vio entrar a su ex novio intempestivamente en su casa, pensó que su nombre sería uno más de los que resaltan en las cartulinas de las tantísimas marchas en pedido de justicia por los femicidios.

Después de cerrar su jornada laboral en una heladería en la que está a prueba, el miércoles a la noche Adriana se juntó con amigos y amigas para jugar al truco y mirar películas. De esa reunión ella salió a acompañar a uno de los chicos a buscar el equipo de pesca, porque parte del grupo iba a salir temprano a tirar la caña. Cuando regresan, ella se baja de la camioneta en su hogar y cuando está por entrar “veo que pasa un chico en bici. Pensé que era mi vecino, pero no, era Facundo. Entré corriendo porque dije ‘este me va a cagar a palos’. Me dio la cabeza contra la pared, me dio un rodillazo y me tocó las partes. Me arrancó la mochila y me dio dos trompadas en el pecho. Ahí mi hermana abre la puerta y le digo ‘pedí auxilio, grita’, porque yo estaba sin aire”.

En ese momento se acercan unos amigos y él se escapa. En estado de shock y llorando Adriana pudo recuperar sus pertenencias que le había arrancado y minutos después se acercó a la Comisaría de la Mujer a realizar la decimoprimera denuncia contra el agresor. Después de ser examinada por médicos del Hospital Marzetti, cerca de las 8 de la mañana volvió a su casa. "Me puse a limpiar y me recosté un rato. Me quedé dormida y me despierto con él ahorcándome. Entró a mi casa y estaba en mi cama ahorcándome. Yo estaba tapada y dolorida por los golpes del primer ataque y no podía zafarme”, describió Adriana.

Con la poca fuerza que le quedaba logra darle una patada que le permite sacárselo de encima para escabullirse y salir a la calle a pedir ayuda. “Ahí me ve una nenita de la esquina y llama a su papá”, que terminó socorriéndola.

4582e447 f9d5 42a0 bd49 86d1c46ce16fFacundo Boyle tiene once denuncias por violencia de género.

Adriana está cansada porque no llegan las soluciones. Los oficiales de la policía le reconocen que si no lo encuentran al acusado dentro de su casa, violando la restricción perimetral, no pueden detenerlo. “Temo mucho por mi vida. Quiso matarme ahorcándome en mi domicilio y de no llegar una vecina no hubiera sólo querido, sino que lo hubiese logrado. Nunca a nadie le importó mi vida. Ninguna de las denuncias tuvo sentido, porque lo máximo que conseguí con ellas fue una audiencia en la cual no se presentó y de igual manera no tuvo conflicto legal alguno. Tengo una perimetral y un botón antipánico, pero sólo me resguardan de mi victimario si cuando llega la policía él se encuentra en mi domicilio”, reconoció.

“No quiero ser una mujer más a la cual maten y los medios titulen ‘otro femicidio que se podía evitar’. Quiero que está mierda pague el infierno que me hizo y hace vivir hace 5 años, quiero que la justicia actúe ahora antes de que sea tarde para mí”, reclamó desesperadamente a NacPop.

LARGA DATA DE CONFLICTOS

“Hace 5 años me separé de quien fue mi pareja por cinco años y con quien tengo un hijo en común. Nos separamos ya que el ejercía violencia hacia mí pero una vez terminada la relación está no ceso, sino que cada vez fue peor”, contó Adriana a NacPop.
Adriana mantuvo un noviazgo con Facundo desde 2011 a 2015. Cuando el hijo que tienen en común tenía tres meses ella decidió separarse porque él tenía una conducta agresiva, física y verbalmente. La insultaba, le molestaba que tenga amigos varones y que se junte con sus amigas a tomar mates o a charlar.

“Los primeros meses nos llevábamos bien pero después empezamos a discutir un montón. Estaba cansada que él no trabaje, me insulte y me trate mal. En el embarazo la pasé re mal porque vivíamos discutiendo. Consumía drogas y se violentaba. Cuando nació el nene asenté cabeza, me di cuenta que no tenía sentido y decidí separarme. Me tuve que ir con la policía ese día porque no me dejaba sacar al bebe de su domicilio donde yo convivía con su papá”, narró Adriana.

“Después de un año de la ruptura él me espiaba adonde yo vivía con mi mamá, me mandaba mensajes amenazándome y me hostigaba. Me cruzaba en la calle y me quería pegar. En 2017 decidí denunciarlo y le pusieron una perimetral. Estuvo un año y medio sin ver a Noah –su hijo-. Una vuelta vino a casa pateó la puerta, me pegó y me tuvo que defender mi mamá. Me manda mensajes diciéndome que me va a prender fuego la casa. Tiene once denuncias en su contra, una perimetral vigente y así y todo no para”, relató la víctima de 23 años que tiene a su hijo junto a ella, a su resguardo.

NacPop Cañuelas

Plataforma digital de noticias. Lo que pasa en Cañuelas, ahora.

Newsletter

Recibí en tu mail toda la info de NacPop Cañuelas.