Domingo, 18 Abril 2021

FM 88.1 - en VIVO

“Los bajaron de los pelos y a las piñas”

Publicado el Jueves, 25 Febrero 2021 13:04
La cuadrilla atacada era de Monte Grande y llegó a Cañuelas para reforzar el despliegue del escaso personal local. La cuadrilla atacada era de Monte Grande y llegó a Cañuelas para reforzar el despliegue del escaso personal local.

Los operarios de Edesur agredidos por un usuario en Udaondo están “con golpes en la cabeza y en la espalda”, medicados y en reposo.

Dos empleados de la compañía Edesur denunciaron que el martes pasado, cerca de las 18:30, una camioneta Ford Ranger negra se cruzó delante del móvil laboral en el que se desplazaban por el Camino del Gasoducto, en inmediaciones de la Escuela Primaria N°2 de Udaondo. Revelaron que el conductor de la Ranger se bajó abruptamente, los empezó a insultar porque no tiene luz, los atacó con golpes de puño y que seguidamente les robó las llaves y se llevó el vehículo de la empresa.

El delegado de Luz y Fuerza de Lomas de Zamora –seccional a la que pertenece Cañuelas-, Jorge Torres, se refirió sobre el caso que este miércoles trascendió en NacPop y confirmó que ambos operarios lastimados “están de baja médica con golpes en la cabeza y en la espalda. Doloridos. Uno de ellos tiene que realizarse una tomografía en estas horas porque tiene un fuerte dolor en la cadera”.

Torres contó que los dos empleados del equipo técnico de Monte Grande que esa tarde estaban reforzando el servicio en Udaondo porque la base de Cañuelas cuenta con escaso personal, narraron que “los bajaron de los pelos y a las piñas, le sacaron la llave de la camioneta. Los compañeros se fueron del lugar y vieron la camioneta (de la empresa) en movimiento.”

El agresor, que ya está identificado y tiene antecedentes conflictivos con empleados de Edesur les “propinó golpes en la oreja y en la nuca a uno y en la zona de la columna al otro. Los dos están desafectados del servicio, con una semana de licencia otorgada por la ART. Están doloridos y medicados”.

El delegado gremial aseguró que los casos ofensivos contra el personal son cada vez más comunes y que suelen estar retenidos en los barrios por los usuarios. “Habitualmente les dicen a las cuadrillas que ‘hasta que no vuelva la luz no se van’, pero la agresión física es un límite”.

Sobre por qué la cuadrilla se estaba yendo de la zona sin reparar el transformador averiado, Torres aclaró que los “guardareclamos” son la primera línea de solución. “Pero si hay postes caídos, transformadores rotos o líneas caídas no lo pueden solucionar ellos porque no se puede hacer ese trabajo de a dos, y porque no tienen las herramientas necesarias. Para cambiar el transformador tiene que ir un camión con grúa, no pueden hacerlo solo dos operarios. Es imposible llevar palos, transformadores y todas las herramientas a todos lados”.

 

Jorge Torres, entrevistado en NacPop:

NacPop Cañuelas

Plataforma digital de noticias. Lo que pasa en Cañuelas, ahora.

Newsletter

Recibí en tu mail toda la info de NacPop Cañuelas.